CÓMO REPARAR DEPRON

    Cada vez más, muchos aviones eléctricos de iniciación vienen construidos en Depron, sobre todo las alas. La ventaja de este material es que es ligero, barato y muy rígido, lo que permite construir alas con perfiles relativamente finos. El principal problema viene derivado de su ventaja: Al ser rígido tasca con mucha facilidad. No obstante, su reparación es sencilla y barata, apropiada para un aeromodelista inexperto, sin conocimientos ni herramientas.

Materiales a emplear
Cola blanca o cola alifática. Se encuenta fácilmente en tiendas de bricolaje o aeromodelismo. Si usamos pincel, se puede limpiar fácilmente con agua.     
Cinta de carrocero. Es de una material tipo papel, la utilizan los pintores para protejer las zonas que no se quieren pintar. Es barata y se puede encontrar en ferreterías y tiendas de pintura. Interesa que no sea muy ancha, de unos 2 cm.

Cinta de celofán. Es la cinta típica que se utiliza para precintar cajas. El ancho estándar es de 5 cm. Se compra en papelerías y demás, aunque como últimamente se utiliza para forrar alas volantes de foam se puede encontrar en algunas tiendas de aeromodelismo en colores. Importante que sea de calidad. La resistencia y el pegamento varían mucho de unos fabricantes a otros.

Cinta de celofán con fibra. Es como la cinta de celofán anterior, solo que lleva hilos de fibra longitudinalmente, lo cual hace que no estire en absoluto y que soporte muchísima tensión sin romper. Se encuentra en algunas ferreterías o tiendas de bricolaje.

 

   
Las roturas del depron suelen ser muy limpias, no quedando el material deformado ni astillado, de manera que las piezas rotas encajan entre sí perfectamente.

Fuselaje tipo "caja" construido en Depron de 4 mm

No obstante, si en algún punto hay algún trozo desgajado que vaya a hacer un mal acople entre las dos piezas es mejor recortarlo.

En el ejemplo de la foto recortaríamos el trozo sobresaliente del borde de ataque.

Ala en depron, forrada en vinilo adhesivo

Una vez verificado que las dos piezas encajan perfectamente aplicaremos una capa de cola que cubra perfectamente toda la superficie a pegar de ambas piezas, teniendo cuidado de rellenar todos los recovecos, por lo que es recomendable aplicarlo con pincel.

Al unir las dos piezas hay que presionar firmemente para que rezume todo el pegamento sobrante, teniendo que realizar a continuación uno de los siguientes casos:

- Si la pieza está forrada con celofán, termoretractil (oracover, monokote...), vinilo o algún otro tipo de plástico, retiraremos el sobrante de cola que nos quede con un trapo o papel tipo "cocina". Después de retirar la cola de una zona siempre quedan pegados restos que podemos retirar fácilmente (si es al momento) con un trapo húmedo, teniendo cuidado de secar la zona a continuación.

- Si la superficie no está forrada y vamos a reforzarla luego con cinta, en lugar de limpiar los restos de cola de la unión lo que haremos será extenderlos con un trapo sobre la zona en la que luego pondremos la cinta y luego retirar el sobrante frotando, de manera que dicha zona qu ede "manchada" de los restos de cola. La razón es que sobre esa superficie pega mucho mejor la cinta que sobre una limpia.

Para que el pegado se realice correctamente debe de haber presión sobre la junta hasta que finalice el secado (unas 12 horas). De no ser así, la resistencia posterior será muy baja. Es un error muy típico juntas las dos piezas con las manos, y cuando se mantengan juntas solas a los 5 minutos dejarlas sueltas hasta que se seque la cola del todo.

Para lograr la citada presión usaremos cinta de carrocero, la cual posee cierta elasticidad, de manera que cuando peguemos una tira transversalmente a la rotura la tensaremos antes de apoyar ambos extremos y luego la fijaremos bien a lo largo de toda la superficie para que al intentar recuperar esa tensión ejerza una presión constante.
Una costumbre útil es doblar al menos uno de los extremos de la cinta sobre sí misma para que quede una pequeña zona al final sin pegar, lo cual nos permitirá levantar la cinta cómodamente cuando la cola haya secado. En caso contrario, si la cinta está totalmente pegada, para poder levantar un extremo tendremos que arañar un poco el depron, que se marca con mucha facilidad.
Una vez pegada la pieza, salvo que la rotura tuviera una superfie de contacto muy grande, como puede ser un fuselaje macizo partido a la mitad, deberemos de reforzar la zona con cinta de celofán.
En casos en que la zona esté sometida a esfuerzos grandes, como es la parte central de un ala o el empalme del fuselaje con el empenaje de cola puede ser conveniente poner un refuerzo con cinta con fibra a lo largo, sobre todo en la parte inferior en el caso de un ala.

Volver a Artículos                                                                 (c) 2004 Daniel Bagüés